Ice Bucket Challenge: ¿dejar la investigación a la caridad?

Anoche me llego el desafío #IceBucketChallengue. Por un momento dije, mira tu qué gracia, me toca.  Y luego me acordé de los muchos que me han parado por la calle, no se si por mi aspecto físico, gente de Unicef, Save de Children, Greenpeace… muy loables todas sus acciones.

Siempre que me paraban o decía que iba con prisa o sencillamente les decía que no me interesaba, hasta que un día una pobre chica me abordó en un mal día e insistió. Entonces le solté el mitín que es igual de aplicable a esto del IceBucketChallenge (que algunos dirán qué rollo suelta por una tontería). Si una cosa intento ser en la vida es consecuente con lo que digo. El sistema capitalista suele dejar todas estas cosas ‘hippies’ a la buena voluntad / caridad. Y yo no creo en la caridad, creo en la Justicia Social y Equidad.

Por eso os digo que dejar a campañas privadas como éstas temas tan serios como el ELA no entra en mis esquemas mentales (por muy bien que salgan). Hay muchas más enfermedades minoritarias que no se investigan, precisamente por eso, o enfermedades que no se investigan porque simplemente porque a quien irá dirigido no puede pagarlas. Ésto ya lo dejo muy claro el CEO de Bayer, Marijn Dekkers, con éstas declaraciones: “Nosotros no desarrollamos medicamentos para indios. Lo hacemos para pacientes occidentales que puedan pagarlo”.

¿Por qué dejamos en manos privadas la decisión sobre qué investigar? ¿Por qué los gigantes farmacéuticos deciden qué investigaciones patrocinan? Y si además se han cargado casi todas las ayudas al I+D en universidades te das cuentas de que si es ideológico, porque éstas son las pocas que investigan aquello que las corporaciones no investigan.

Me pregunto por qué no se puede poner por delante el interés colectivo al individual. por qué no se pueden articular mecanismos para que pese a ser minoritarias o destinadas para quien no puede pagarlas, se investigue y no sea una cuestión de buena voluntad de la población o campañas solidarias. Además a veces da la impresión que para algunos es una manera de lavarse la conciencia.

El capitalismo (y en especial, la variedad que nos está tocando vivir, el neoliberalismo) dice que el mercado se auto-regula, pero en estos casos queda demostrado que la búsqueda de soluciones para enfermedades obedece más a criterios comerciales que no de Salud Pública, por lo que estamos dejando en manos de un criterio privado e individual las necesidades colectivas de nuestra sociedad.

No se si ha quedado claro que declino el reto del cubo de agua helada y que en vista de la enorme cantidad de causas justas y que no podré contribuir a todas, prefiero mantenerme en mi posición y ser coherente con mi forma de pensar y seguir intentando que estas causas no queden en manos únicamente de iniciativas privadas y a la buena voluntad de la población.

Nada más lejos de mi intención que intentar hacer una crítica de purismo ultraizquierdista. No es que la Ice Bucket Challenge sea algo negativo en sí, y a quien le guste, que la haga. Pero a la vez, es importante que seamos conscientes de que si permitimos que se nos venda la idea de que la mejor forma de incentivar y dirigir la investigación científica y médica es mediante un sistema de mercado, con mecanismos de caridad para aquellas investigaciones que se “cuelan por las fisuras” y no son cubiertas por éste, estamos permitiendo que se nos arrebate, a toda la sociedad, un activo crucial.

, , ,

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario