Entrevista con Oisin Lunny del grupo de hip-hop Marxman

Hablamos con el productor de uno de los grupos de hip-hop más incendiarios de la historia

marxman

Oisin Lunny, MC Hollis, Phrase y DJ K-One

Durante los años posteriores a la Era Thatcher no era fácil identificarse con posiciones políticas radicales como el republicanismo irlandés o la tradición marxista. La huella de la Dama de Hierro se dejó sentir: privatizaciones por todas partes, una devoción absoluta por la “relación especial” con Estados Unidos, enfrentamientos cara a cara con los sindicatos y una postura intransigente respecto a la Cuestión Irlandesa. Según la BBC, Margaret Thatcher consiguió “destruir el poder de los sindicatos durante casi una generación entera“, llegando a calificarlos como “el enemigo interno” del Reino Unido. El “enemigo externo” sería la Junta argentina de la Guerra de las Malvinas. Y así funcionaba la estrategia maquiavélica de Thatcher: identificar tu paradigma neoliberal, la defensa de los intereses de unos pocos, la élite, con la nación. Y asi fingir que en realidad lo que llevas a cabo es la defensa de los intereses de la mayoría, una mayoría compuesta por trabajadores.

Es en este contexto en el que tenemos que situar a Marxman, un grupo de hip-hop de cuatro componentes cuyos miembros procedían de Dublín, Bristol y Londres, con letras tratando temas y preocupaciones asociadas con la tradición marxista, junto a comentarios sobre cuestiones sociales y otros problemas: la violencia de género o el abuso de las drogas, por ejemplo. Formados en 1989, justo un año antes de que Thatcher abandonara el cargo y justo cuando la economía británica había entrado en recesión, vivieron la era de John Mayor, incluyendo la Guerra del Golfo Pérsico, el Miércoles Negro y la Guerra de la ex-Yugoslavia.

El Reino Unido de los 90, donde la conciencia de clase había sido destruida y los Troubles volvían a arder en el Norte de Irlanda, necesitaba su mensaje más que nunca. Oisin Lunny era el productor tras el proyecto. Junto con MC Hollis y MC Phrase (cuyo nombre real es Stephen Brown), así como DJ K One, sus cuidadosamente producidos temas mezclaban el boom bap de la era dorada del hip-hop con samples de música tradicional irlandesa o soul, lo que ha llevado a algunos a afirmar que bien podrían ser los precursores de la explosión del underground musical de Bristol de los 90.

El grupo se separó en 1995, y Oisin siguió con su carrera profesional personal, pero manteniéndose activo como productor y DJ. Fundó la compañía Lifeblood Productions, un proyecto individual que produce música para películas y canales de televisión, y actuó como DJ en varios festivales y eventos. Tiene una página web donde podéis leer más sobre su trabajo y escuchar alguna de sus mixtapes. Oisin se prestó a que le preguntásemos sobre sus proyectos actuales.

  1. Hola Oisin, muchas gracias por tomarte tu tiempo de contestar a nuestras preguntas. Descubrí a Marxman casi por accidente, cuando buscaba hip-hop irlandés. Me sorprendió el encontrarme con un grupo que rimaba sobre temas políticos y sociales sobre bases de la era dorada del hip-hop y con un uso ecléctico de samples (incluyendo algunos sacados de la música tradicional irlandesa). Es un placer poder hablar contigo. Parece que no has perdido el tiempo. Desde que Marxman se separaron has hecho de DJ, producido música para películas y colaborado con varios artistas, incluyendo Bennan Murphy o Roger Goldby. ¿A qué te dedicas hoy en día?

Gracias por ponerte en contacto, es genial poder hablar contigo, este tipo de encuentros imprevistos son una de las ventajas del Internet libre. Trabajo para OpenMarket, una compañía que, entre otras cosas, ayuda a organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro a reunir dinero y concienciar a la gente utilizando tecnología de teléfonos móviles. Hemos formado parte de algunas de las iniciativas benéficas más importantes del Reino Unido de los últimos años; nuestras propuestas han contribuido a reunir más de 30 millones de libras para organizaciones benéficas en 2014. Es un privilegio poder trabajar para una compañía que tiene un impacto social como éste. Musicalmente, sigo haciendo de DJ, hace poco para Change.org, SXSW Eco y el Institute of Fundraising. En 2014 también compuse la banda sonora del documental “After the Dance” de Daisy Asquith, que se emitirá en la BBC, con contribuciones musicales de mi padre Donal, mi hermana Cora y Padraig Rhynne. Últimamente, estoy remezclando al fantástico Diagrams y pronto empezaré a trabajar en un proyecto denominado Duvestar con mi compañera Marie Glad.

  1. Sé que tu padre, Dónal Lunny, es un músico irlandés de renombre, así que me imagino que tu infancia estuvo muy relacionada con la música. ¿Cómo te influyó a la hora de interesarte por el hip-hop y la producción musical?

Marxman3Me acuerdo volver a clase después de las vacaciones de verano, en los 70, y que nos pidiesen que escribiésemos sobre lo que habíamos hecho ese verano. Los otros chavales estaban escribiendo sobre sus vacaciones en la playa o cosas así, pero mi redacción iba sobre una gira alrededor de Irlanda en una furgoneta roja junto a la Bothy Band. Parece ser que me aficioné a la Guinness a una edad temprana. La música siempre ha sido una gran parte de mi vida y he sido muy afortunado de poder crecer en una atmósfera relacionada con ella. Mi padre me compró una copia de la obra maestra de Brian Eno y David Byrne, “My Life In The Bush Of Ghosts” cuando salió, y me impresionó profundamente. Siempre estuve interesado en la producción musical, así que empecé a hacer música con mi doble pletina, añadiendo samples de la radio o con una guitarra, grabándolo y resampleándolo hasta que me sonaba bien. El escuchar hip-hop por primera vez con los Public Enemy (gracias a MC Hollis, que vino de visita desde Bristol), me impresionó igualmente, así que le pedí prestado a mi hermano Daire su ordenador Amiga que tenía un periférico de sampleo barato, y las primeras ideas de Marxman nacieron de esta forma.

  1. Sólo hay que echarle un vistazo a tu cuenta de Twitter para ver que aún sigues involucrado en concienciar a la gente sobre muchas causas sociales (como oponerte a las guerras y la justicia social). ¿Cómo han evolucionado tus ideas desde que estabas en Marxman? ¿Cómo entraste en contacto con ideas políticas radicales y marxistas en esos años? ¿Crees que esas ideas son aún relevantes? Te pregunto porque cuando escucho “Ship Ahoy”, me da la impresión de que se podrían haber escrito ayer mismo, como himno del movimiento Occupy: “Ahora lo llaman libre comercio, libertad de elección para todos. Pero la verdadera libertad es sólo la de un diez por ciento”.

Creo que las ideas de Marx son aún fascinantes y constituyen una forma vital de hallarle sentido a la historia reciente y al mundo en el que nos hallamos. El internet es una herramienta increíble para hallar conocimiento sociopolítico y espiritual, poner en contacto mentes afines, compartir lo que nos es importante y para alzar nuestra voz. Cualquier con acceso a Internet puede enterarse de lo que piensan personas tan diversas como Chris Hedges, Jon Rappoport, John Taylor Gatto y Mark Passio, comentaristas en internet como Abby Martin, James Corbett y Scott Groves de Tragedy and Hope. Artistas como Russell Brand o Lee Camp también crean material muy interesante que nos puede ayudar a mirar más allá de la realidad actual. Hace poco vi a Kumi Naidoo, el director ejecutivo itnernacional de Greenpeace, dar una charla de clausura impresionante en el Congreso Internacional de Organizaciones Benéficas. Habló sobre los constructos mentales creados por los poderes fácticos que intentan mantener a la gente en un estado de esclavitud y aparente impotencia. Como dice Neil Kramer, el miedo es la frecuencia del control. La impresionante Scilla Elworthy lo explica de forma sucinta en su libro “Pioneering the Possible“: “El futuro pertenece a aquellos que pueden visualizarlo”. Esta afirmación tan simple me hizo entender que – sorprendrenemente – no tenemos imágenes de un futuro positivo, no tenemos visiones convincentes de un mundo en el que nos gustaría que viviesen nuestros hijos, ni una visión pragmática de cómo podría ser la vida en él. En vez de eso, tenemos una incesante ristra de películas apocalípticas, en las cuales batallas con tecnología avanzada dejan tras de sí una Tierra devastada e inhabitable. Los reality shows y la cultura de los famosos nos están atontando de forma sistemática. Tenemos líderes políticos que toman decisiones condicionadas por la próxima encuesta o las próximas elecciones, decisiones con una perspectiva tan a corto plazo que no sirven a los intereses de la próxima generación, no hablemos ya de los del planeta o la biosfera. Podría decirse que hemos abandonado la esperanza. La esperanza, como bien sabemos, no es una estrategia. Lo que se necesita no es sólo esperanza, sino una visión que se apoye en el pragmatismo y en una humilde receptividad a las nuevas ideas.

Los poderes fácticos preferirían que estuviésemos bien acomodados en una sociedad enloquecida, pero el adherirnos al status quo sólo beneficiará a las élites a corto plazo, y nuestra trayectoria actual, a largo plazo, acabará con el ecosistema. En lo relacionado con el impacto de nuestras opciones futuras para habitar en este bello planeta, se nos está acabando el tiempo. Soy un firme creyente en la idea de que permanecer callado respecto a las cosas que te importan es una especie de muerte espiritual. El silencio significa consentir. El silencio es también un mecanismo de control altamente eficiente, igual que lo es la disonancia cognitiva. Puede que sea imposible entender lo que está pasando y por qué, y estamos preocupados de alzar nuestra voz bajo el foco del panóptico digital que se halla presente constantemente en 2014. Pero aún así, la gente se está despertando y tomando partido constantemente. Tengo esperanza en el futuro.

  1. El republicanismo irlandés tenía también un gran peso en Marxman (era el tema de vuestra canción “Sad Affair”, que fue censurada en la BBC). ¿Cómo te viste involucrado con el mismo? ¿Qué te parece el actual proceso de paz y la situación de los Seis Condados?

Marxman-Sad-Affair-Dark-Are-The-Days-400x348Crecí en un ambiente en el que eramos conscientes de la situación en el Norte. Mi padre participó en el disco “H-Block” con Christy Moore, Matt Molloy y Declan Sinnot, y los Moving Heart nunca se cortaron a la hora de realizar declaraciones políticas. Pero aún así, el hablar de los “Troubles” era un tabú para mucha gente en el Sur, como mínimo en los medios de comunicación mainstream, y también para muchos en el Reino Unido. Con Marxman queríamos sacar este tabú a la palestra, “Said Affair” fue nuestro primer lanzamiento y una declaración de intenciones. Tal y como decían las letras “Algunos hacen como que los problemas no existen”… “Ha llegado la hora de hablar de esto”. ¿Cómo lo veo hoy en día? Las soluciones pacíficas son siempre algo positivo en mi opinión.

  1. Hay una entrevista con un canal de televisión francés en Youtube en la que afirmabais que no os considerabais “un grupo de hip-hop irlandés” y que la prensa probablemente se refería a vosotros de esta forma para no tener que llamaros “un grupo de hip-hop comunista”. Aún así, la conexión estaba ahí, y creo recordar que tocasteis con Scary Éire en el Rock Garden en Dublín, cuando el hip-hop irlandés probablemente aún estaba en pañales. ¿Cómo creéis que se os percibía y se os percibe hoy en día por parte de los fans y los grupos del hip-hop irlandés?

Ciertamente, Marxman nunca estuvo alineado totalmente con ninguna “escena” con la que se nos asociaba, ibamos a nuestro aire. Nuestra identidad era un reflejo de las influencias políticas y musicales de nuestro grupo. Eramos unos fans del hip-hop enormes, y la primero que pedimos cuando firmamos con Universal fue viajar a Nueva York para poder trabajar con Ganstarr y los SD50s. Me encantaban Scary Éire, lo clavaron en cuanto al hip-hop irlandés. Tal y como dijo el legendario fotógrafo del hip-hop Brian Cross, Scary Éire eran del barrio. Aún asigo las aventuras de Ri-Ra y DJ Mekpor internet, y soy un gran fan de la nueva escuela del hip-hop irlandés que hacen gente como Lethal Dialect, ACR y Jambo.

  1. Es muy interesante ver a dos ingleses de ascendencia jamaicana y dos chavales irlandeses unirse a través del hip-hop. ¿Cómo reaccionaba la gente a eso la gente? ¿Es posible que el hecho de que vinieseis de un trasfondo de clase obrera os facilitase el identificaros los unos con los otros y vincular distintas luchas y temas (como el colonialismo con los Seis Condados, o la esclavitud con la explotación capitalista moderna)?

Buena pregunta. La orientación política del grupo vino a través de los MCs Hollis y Phrase. Hollis había sido muy activo políticamente en su adolescencia, y Phrase creció cerca de la “barricada” en St. Pauls, Bristol. Ambos habían vivido la injusticia social de primera mano, y estaban decididos a hacer que su música tuviese un impacto social. Mi infancia en Dublín fue un poco más tranquila que la suya, pero recuerdo manifestarme contra el apartheid y contra la visita de Reagan en los años 80, y aún tengo un parche de cuando los mineros vinieron a Dublín a un acto benéfico en 1984, durante la huelga de los mineros británicos.

  1. Se te conoce por tener un gusto musical muy ecléctico. Doy por sentado que te gusta el hip-hop, la música electrónica y la música tradicional, por supuesto. Pero en una entrevista con Represent, Hollis hablaba de cómo hace tiempo (antes de 1995, el año de la entrevista), podías ir a una jam donde pinchasen “Tears for Fears”. Hace poco mencionaste en Twitter a Crass y Bauhaus, los padrinos del anarcopunk y el rock gótico, respectivamente. ¿Qué peso tuvieron todas esas influencias en Marxman y en tus proyectos musicales posteriores? A veces se os ha mencionado como precursores del “Sonido de Bristol”, que de por sí ya era una escena muy ecléctica. ¿Estás de acuerdo con eso, piensas que la escena en esa ciudad influyó vuestro sonido?

Bristol fue una influencia musical enorme en todos nosotros, Hollis y Phrase solían ir a la fiestas de la Wild Bunch, donde conocieron a DJ K-One (que grabó y fue de gira con Marxman). Yo estaba obsesionado con todo tipo de música, pero recuerdo que Hollis visitó Dublín un año y trajo vinilos de hip-hop, two-step y “street soul”, cosas de Def Jam, ese estilo. Escuchar a Public Enemy y las producciones de Hank Shocklee me hizo sentir el genio musical de “My Life In The Bush Of Ghosts” llevado a un nuevo nivel, era el tipo de música ecléctica que quería hacer. Mi primera visita a Bristol fue a finales de los 80 creo, Hollis y yo fuimos a ver a los Jungle Brothers tocar en Theckla, con Queen Latifah, GoldTop y quizás los Skinny Boys. Algunas de las mejores noches musicales de mi vida han sido en Bristol, sus sound systems tenían un sabor único, un montón de funk, reggae y soul de la vieja escuela junto a sonidos pioneros.

  1. Prueba de la apertura de miras es el hecho de que, en aquellos días, Marxman fue de gira con U2 y Depeche Mode y colaboró con Sinead O’Connor y DJ Premier, probablemente entre los nombres más conocidos en la música irlandesa y el hip-hop, respectivamente. ¿Cómo lo conseguisteis? ¿Alguno de esos grupos estaba interesado en vuestro mensaje político? Y, como productor ¿cómo fue colaborar con DJ Premier?

Marxman_-_33_Revolutions_per_MinuteA Sinead le gustó nuestro primer white label de Sad Affair, y se ofreció a ayudarnos. Cumpliendo con su palabra, vino a una de nuestras sesiones de demostración para Island Records, aún antes de tener nada firmado, y grabó las pistas de nuestra demo de Ship Ahoy. Lo clavó. Su visita al estudio también nos ayudó a conseguir un montón de atención de las discográficas que estaban pensándose ofrecernos un contrato, y de repente todas empezaron a pelearse porque firmásemos con ellas. Sinead también tocó con nosotros en Londres, cuando hacíamos de teloneros de los Disposables Heroes of Hiphoprisy, y apareció en el vídeo de Ship Ahoy. Fue muy generosa con su tiempo y su talento y cantaba desde el corazón.

La gira con U2 ocurrió porque a Adam Clayton le gustó “33 Revolutions Per Minute” y se puso en contacto con nosotros, fue una experiencia genial el telonearles, en especial en Dublín, y también el pasar el rato con Adam. La gira con Depeche Mode fue porque a Martin Gore le gustó nuestra “imaginativa mezcla de géneros musicales y comentario social”. DM nos hizo pasar un buen rato de gira. El grupo y sus acompañantes fueron unos anfitriones excelentes y unos juerguistas. Ambos grupos nos ayudaron, ¡nuestra discográfica estaba sorprendida y parece que cogió a su departamento de prensa por sorpresa!

Trabajar con DJ Premier fue brutal. Habíamos estado la noche de antes en nuestra sesión en estudio en Nueva York con Paul Hill, una experiencia épica. El problema es que bebimos tanto con Paul que a la siguiente mañana, uno de los miembros de nuestro grupo (cuyo nombre no mencionaré) quería llamar a la policía ¡porque se pensaba que se había intoxicado! Recuerdo llegar pronto al estudio, aún un poco hecho polvo. Premo estaba sampleando ritmos de un vinilo en su MPC60, recortándolos y programando el tema a máximo volumen. Cuando los ritmos estaban en su punto, empezó a improvisar en los platos y a meter loops en la S900. Me quedé con la impresión de la inmensa calidad artística y el conocimiento musical que hay en sus producciones, y eso sin mencionar su genial scratching. Sonaba increíbles. Es posible que rulasen canutos. Conocimos a gente muy cañera en esa visita, los Leaders of the New School, Busta Rhymes, Vin Diesel…

  1. Fuera de Gran Bretaña e Irlanda, la música sobre temas políticos y sociales se ha visto asociada a veces de forma exclusiva a cantautores, música protesta, etc… En general, no a música que uno puede escuchar de fiesta. En contraste, hay una tradición de “Irish rebel music” y también de música de baile inglesa (en su sentido más amplio, esto es, música con la que bailar, desde el indie al northern soul) con letras intensamente políticas, haciendo a veces de portavoz de la clase trabajadora. Estoy pensando en música tipo McCarthy, los Housemartins, los Smiths, Gand of Four, Primarl Scream, Redskins y por supuesto vuestro grupo, y eso sin contar la explosión punk. Todos esos grupos hacían música que podías escuchar en una fiesta y a la vez, con la que te podías identificar a un nivel político y social. Esto parece algo ausente hoy en día, al menos en la música inglesa. ¿Cómo ves la escena musical actual en Gran Bretaña, con respecto a esto? ¿Hay algún grupo de este estilo que te halla llamado la atención, con mensajes explícitamente anticapitalistas o al menos políticamente activos?

Creo que el internet ha abierto en cierta forma canales de expresión para algunas voces que podrían haberse expresado a través de la música en décadas anteriores. La música siempre ha sido un medio de protesta poderoso, ¡mi supermercado local en Brighton vende un CD anti-Fracking que han hecho grupos que se preocupan de nuestra agua potable! El grupo más interesante que he escuchado desde hace mucho tiempo son los Sleaford Mods.

  1. Mi cita favorita de Marxman no está en ninguna de vuestras canciones. En la entrevista en el canal francés que mencionaba antes, cuando se os preguntaba por el espíritu de vuestro grupo, tú mismo mencionabas “algunas personas nos preguntarían que cuánto Marx hemos leído, como si fuese alguna medida bajo la que juzgar nuestra credibilidad, pero nuestra respuesta es `cuánto Marx hemos vivido´”. Me parece una cita que da en el clavo, ya que muchos activistas parecen perder el contacto con la gente ordinaria y acaban encerrados en una torre de marfil de activismo, incapaces de conectar con la gente a la que se supone que intentaban ayudar. Esto enlaza con otra entrevista de 1994, en la cual Hollis hablaba de que muchas de vuestras canciones hablaban en un “idioma humanista universal” y de que erais “personas normales de barrios obreros”. Por supuesto, la teoría y las ideas son importantes, y en nuestra página nos ocupamos en buena medida de divulgar ideas y análisis radicales. Pero al mismo tiempo, uno de los objetivos de Rotekeil es contrarrestar el discurso liberal de que la política es un campo neutral y objetivo que es mejor “dejar a los expertos” y a la vez intentar que los activistas de izquierdas conecten con la gente trabajadora ordinaria, porque esas personas son las que mejor pueden conformar una mayoría política para el cambio social y económico. ¿Crees que en tu tiempo en Marxman y en tu carrera en solitario, has contribuido a la idea de conectar con trabajadores ordinarios a fin de avanzar hacia un cambio, a través de tu música?

Creo que hay comunidades de intereses a las que se puede acceder muy fácilmente por medio de Internet, que, a pesar de la falta de privacidad, es aún un depositorio de ideas y conocimiento muy interesante. La idea de que los temas importantes se deben dejar a “los expertos” puede llegar a apoyar un sistema educativo de castas. John Taylor Gatto escribe sobre este tema en su excepcional y esencial libro “The Underground History of America Education“. Las ideas populares que pueden ayudar a la gente lllegar a la libertad personal o la paz interior pueden a veces verse enmarañadas en un nuevo marco formal que es susceptible de ser explotado como una matriz de control, sea religiosa o intelectual. Noam Chomsky y Chris Hedges hablaron hace poco sobre cómo se han dedicado enormes cantidades de recursos a controlar la conciencia y las opiniones individuales durante muchos años.

El cambio empieza con nosotros como personas, e irradia a partir de ahí. Lo mejor que podemos hacer es trabajar para el cambio interior a un nivel personal, y tener una mente abierta a las posibilidades y a nuevos modelos de sociedad. Últimamente estoy fascinado con movimientos alternativos como la permacultura. Lo que ha pasado en Bhutan es increíble, su sistema de educación se ha montado de forma que “los ciudadanos puedan ver de forma clara la naturaleza interconectada de la realidad, y también entender los beneficios y costes de sus acciones, así como preocuparse profundamente por los demás y por el mundo natural”. Una de mis mayores heroínas es Vandana Shiva, que está asesorando a Bhutan en su agricultura 100% orgánica y sostenible. Lo que vemos como sociedades “desarrolladas” parecen locuras comparadas con modelos sostenibles como éste.

Creo que una decisión personal como es el no apoyar la industria contaminante del consumo de carne, por razones tanto de salud como de mayor compasión por los seres vivos, tendrá un impacto positivo en la vida de nuestros nietos si somos suficientes los que tomamos parte en ella.

  1. He estado buscando sobre el resto de miembros de Marxman, pero no he hallado nada sobre ellos. ¿Te has mantenido en contacto? Y si es así ¿a qué se dedican?

He seguido en contacto con MC Hollis y Phrase. Hollis estaba haciendo música muy buena con un grupo llamado Offside junto a DJ Bunjy, y Phrase trabajaba con la vocalista de Massive Attack Shara Nelson. Todos nosotros hemos acabado pagando el alquiler trabajando en algún trabajo relacionado con las nuevas tecnologías.

  1. ¿Cuáles son tus planes futuros respecto a la música? ¿Hay alguna fecha señalada, o esperanzas de verte tocar en España en un futuro cercano? ¿Hace falta una revolución mundial para provocar una gira de reunión de Marxman?

Ah, genial, he pinchado en Barcelona unas cuantas veces, pero en fiestas privadas, ¡te lo comentaré para la próxima vez y si montas alguna fiesta dímelo! Cuelgo mis mixtapes en: http://www.mixcloud.com/oisinlunnywww.mixcloud.com/oisinlunny No hay planes para una reunión, ¡pero sería genial el ver a nuestro mensaje llegar a nuevas personas e inspirar un cambio en positivo!

     13. Muchas gracias Oisin, mucha suerte en todo. Sláinte!

Un placer Guillem, gracias por ponerte en contacto.

, , , ,

4 Respuestas a Entrevista con Oisin Lunny del grupo de hip-hop Marxman

  1. Ioar 11 marzo, 2015 en 9:41 pm #

    “Algunas personas nos preguntarían que cuánto Marx hemos leído, como si fuese alguna medida bajo la que juzgar nuestra credibilidad, pero nuestra respuesta es `cuánto Marx hemos vivido´” Brutal.

  2. Oisin 29 abril, 2015 en 1:30 pm #

    Hola! I’ve uploaded the english language version to my blog, with an extra link to the excellent hip-hop mix by Guillem: http://oisinlunny.com/interview-with-rotekeil-com-about-marxman/

  3. Oisin 24 mayo, 2015 en 12:34 pm #

    Worth checking out Caxton Press, I missed them first time around, excellent stuff:
    http://caxtonpresshiphop.bandcamp.com
    https://www.youtube.com/watch?v=RxDKaDlg8xU
    https://www.youtube.com/watch?v=LcPPEUq-0hU

  4. Oisin 3 junio, 2015 en 6:29 pm #

    Just came across this as well:

    “The venue is rather too beautiful for the bull-fighting barbarism normally associated with it. The support act, Marxman, go on stage when it’s still light. Their politico rap-dance goes down relatively well, even though they give the audience the “don’t kill bulls” line as they get into their groove. With songs about wife-battering, Northern Ireland and a particularly stomping anti-invasion number with a chorus of “Fuck Columbus!”, they would probably have given Franco a posthumous earful as well if they’d been old enough to remember him. They prove remarkably effective on the relaxed crowd, now mellowing in the San Miguel-sodden sunset and the spicy haze of a few smuggled-in joints. One of the two Marxman gang-leaders nurses the side of his head backstage, someone having thrown a coin at him, and he’s looking deeply unhappy.”

    http://www.tiptopwebsite.com/websites/index2.php?username=depechemodefile&page=23

Deja un comentario